La Recesión de los Millenials

el

En el mundo de hoy en donde todo parece estar en conflicto constante, quizás porque estamos sobreestimulados por la tecnología, porque estamos cambiando… nadie sabe si de era o de época. Lo que sí tenemos claro es que ya las cosas no son iguales que hace 10 años, ni siquiera hace 5 años y ni siquiera por ser los más jóvenes nos salvamos de los problemas del mundo real, por mucho que quisiéramos vivir en un mundo de fantasías ya sea jugando LOL o con un bate de marihuana encima.

Generalmente el ciudadano común responde: no se cómo se define pero yo sólo sé que afecta mi bolsillo y mi capacidad de compra. El empresario pudiese responder: comprendo el concepto pero mi inventario no se mueve a la velocidad que necesito y los intereses del banco no esperan. El productor responde sencillamente: lo que estoy produciendo no sale al mercado, tengo más operarios de los que necesito para el momento actual.

Recesión: la economía toca fondo, Fuente: Diario Panamá América

En el mundo de hoy en donde todo parece estar en conflicto constante, quizás porque estamos sobreestimulados por la tecnología, porque estamos cambiando… nadie sabe si de era o de época. Lo que sí tenemos claro es que ya las cosas no son iguales que hace 10 años, ni siquiera hace 5 años y ni siquiera por ser los más jóvenes nos salvamos de los problemas del mundo real, por mucho que quisiéramos vivir en un mundo de fantasías ya sea jugando LOL o con un bate de marihuana encima.

Por lo menos en Panamá estamos viviendo una relativamente pequeña recesión a nivel económico ya que, en el gobierno anterior, donde hubo abundancia y cierta prosperidad; había más trabajo, más proyectos y más presupuesto para todo. Sí, aunque el país estaba prácticamente en venta, y nos tenían locos con la construcción de obras y los malditos sobrecostos de Odebrecht, había más plata en nuestros bolsillos.

Los millenials estamos siendo infravalorados ya que por tener ‘poca experiencia’ no tenemos el mérito suficiente para ganar un salario decente, y menos con la recesión que estamos viviendo en estos momentos. La estabilidad económica que ansiamos volver a tener está siendo retrasada. Se trabaja más, se estudia más pero se paga igual, incluso hay recortes presupuestales en empresas millonarias y despidos masivos que nos hacen recordar románticamente de aquellas palabras del presidente electo hace 4 años: “El mejor gobierno de la historia”.

El mejor gobierno para los pobres, los vagos, los que nunca han pagado un seguro, los que nunca pagarán una hipoteca y los que exijen a rajatabla sin trabajar por ello. Ese es el trabajo de un presidente de izquierda: estupidizar a la gente, darles el pescado en lugar de enseñarles a pescar y con eso comprar cientos de miles de votos que, al fin y al cabo, tienen el mismo valor que el de las personas de clase media que se levantan todos los días de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. para ir a trabajar.

También es el de mantener a personas que ridículamente atrasan procesos, toman el dinero del presupuesto de las instituciones, mantienen en secreto planillas con miles de dólares desviados, escándalos de corrupción, etc. Sencillamente estamos manteniendo a estos dos tipos de lacras con nuestros impuestos.

¿Qué tiene que ver esto con la recesión de los millenials? Que estamos sobrecapacitados para recibir mucho menos de lo que nos corresponde por mantener a otras personas que no hacen nada por levantar la economía de nuestro país.

Con tantos escándalos, tengo la leve esperanza de que los millenials de la clase media trabajadora salgan a defender sus derechos, a protestar, a levantar la voz y a exigir lo que les corresponde. Que los que son más adultos (+25) después de tantos años trabajando y manteníendose por su propia cuenta, sientan que han sido escuchados y que también tengamos mejores oportunidades para seguir echando este país hacia adelante.

Que los más jóvenes tengan la seguridad de que en el mundo de ahí afuera hay trabajo, que pueden luchar por desempeñar sus vocaciones, sus talentos y convertirlos en sus labores diarias en algún momento de sus vidas. Que tengan verdaderas ganas de trabajar por sus cosas y hacérse valer por sí mismos… éste es el país que está quedando para las futuras generaciones.

Hagamos que valga la pena el mejorarlo cada día, pero con conciencia moral y con mucha cabeza fría cuando nos toque decidir quién gobernará la economía del país durante cinco años más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s