Una lucha frente al espejo

Como si no fuera suficiente en este año tan extraño, ahora es de agregar un nuevo elemento a mi lista de cosas que me pasaron. Lo que a veces me pregunto es porque todo tiene que ver con salud, y aunque no es tan grave, sí es algo que me pone un poco triste. No sé si es el destino, Dios, o simplemente una reacción adversa a un tratamiento bastante agresivo del cual estoy saliendo, contra todo pronóstico y es lo único que puedo decir que está bien en estos últimos días.

Leer más »

Descanso a mi corazón

La mayor parte de tiempo este blog se ha caracterizado por mis experiencias en el amor. Sin mucho recelo he contado gran parte de mis andanzas, quizás porque no soy la única que la vivido y a lo largo de los años mi perspectiva ha cambiado. Me encanta poder compartir esas experiencias con personas que quizás necesiten saber que no están solos y que puedan ver su problema desde otra perspectiva.

Leer más »

Mi “nueva normalidad“

Como cosa de Dios, o cosa del diablo, el 7 de octubre me notificaron que debo regresar a trabajar de planta todos los días. Confieso que en el primer momento pensé “qué pereza, Ya me acostumbre a estar en mi casa todo el día, todos los días”, También pensé que me había adaptado muy bien a esta normalidad y que por un instante, podría quedarse así ¿ para siempre? No lo sé, sólo era parte de un pensamiento ideal, interesante pero por lo visto bastante alejado de la realidad.

Leer más »

Una pausa para continuar…

Para continuar primero hay que tomar un descanso.

Día número N de mi cuarentena, en casa haciendo teletrabajo, refugiándome en una rutina implantada Obligatoriamente pero que he sabido tomarle cariño y que ahora disfruto, sobre todo en mis pausas. Rutina que tienen muchas personas también pero que no debería envidiarse, porque estar en casa tanto tiempo también abruma, sobre todo en mi caso que debo cuidar a mi abuela y también cuidar mi condición: Crisis aleatorias de rinitis crónica.

Leer más »

Lo que realmente quiero…

En estos días he estado pensando mucho… En lo que quiero, lo que merezco, lo que estoy aprendiendo y lo que es mejor para mí. No es lo mismo a otras veces en las que dudaba de mí misma, en las que no sabía quién carajo era ni por qué hacía las cosas que hacía. No es igual cuando me abandonaba en la nostalgia, perdida y sin esperanzas… No veía nada claro en ese entonces y cometía muchas estupideces que al final me hacían sentir peor.

Leer más »

¿…y qué día es hoy?

A 60 días de haber empezado toda esta locura de la Cuarentena (en Panamá) aún mi mente no asimila la idea del confinamiento…

Aunque viva todos los días el mismo bucle y mi cuerpo haya asimilado su horario biológico y del sueño, hacer mi cama inmediatamente que me levanto, a desayunar a las 9:00 a.m. mientras empiezo a trabajar, a cocinar a las 11 y comer a las 12 mediodía, seguir con el teletrabajo hasta las 6:00 p.m. y luego prepararme para ejercitarme a las 7:00 p.m., excepto los martes y jueves que tengo clases virtuales de maestría, así que me ejercito a las 4:00 p.m o a las 9:00 p.m, apenas acaba la clase. Luego ceno una comida liviana y la complemento con fruta unas dos horas despues para quedarme en la cama viendo memes y a veces hablando con mi novio por teléfono hasta que a alguno de los dos les dé sueño y ya mi día acaba oficialmente.

A pesar de acostumbrarme a todo eso, sé que no es mi realidad. No se parece en absoluto al ajetreo al que siempre estuve acostumbrada, como lo expliqué en “Cuando volvamos a la normalidad…” aunque el hecho de vivir esta nueva realidad ya se ha vuelto menos traumático para mi psiquis, ahora existe la incertidumbre si voy a recuperar todo lo que tenía en mi trabajo, o tan siquiera mi trabajo. Se vienen tiempos difíciles y no hablo precisamente del tema Salud.

Pero la verdad no quiero ser portadora de esa ansiedad colectiva y debo terminar de aceptar esta nueva vida, que quizás se alargue un poco más. Ya no me siento mal porque dentro de todo me mantengo ocupada y he establecido mis rutinas, quizá para no volverme loca por el inminente desajuste de mi reloj biológico por estar con el celular antes de dormir… ¡Es simplemente adictivo y estúpido quedarse por horas viendo un aparatito! Pero bueno… aquí estamos.

IMG_9858
Expectativas del teletrabajo…

IMG_9867
…realidad.

Ya llevo dos meses de no pisar mi lugar de trabajo y de trabajar desde casa, ya no sé si extraño esos días de normalidad o más bien caos. Todo es más pausado, con más calma… un aire todo hippie y tranquilo que al principio abruma pero te terminas acostumbrando y algo que me salva de esa merma que a veces me da, son los memes. Sobre todo los políticamente incorrectos: me hacen reírme de esta funesta realidad, de la que definitivamente debemos salir con otra cara y otra mentalidad.

¡Amo los memes pero debo dejar de usar tanto el celular! Jajaja, todo un dilema… pero aún así estoy agradecida con la vida de que ese sea el ‘mayor de mis problemas’ y no que yo o algún miembro de mi familia esté infectado con el Covid-19… Creo que debemos concentrarnos en ello: tenemos hogar, salud, una familia, instrumentos para seguir trabajando y sobre todo vida… Vida para más adelante contarle a nuestros hijos y nietos que sobrevivimos a una Pandemia.

Alma sin Cuarentena

El tiempo sigue corriendo y la cuarentena parece no tener fin. Creo que en este punto todos tenemos el cerebro programado con el bucle de todos los días y aunque ya no nos parezca insoportable, sí hay momentos en los que desearíamos que pasara algo más, algo realmente interesante y que nos haga felices por lo menos en un instante.

Es cierto que todos los factores que pueden alterar nuestra psiquis están a la orden del día y es inevitable cruzarte con al menos una noticia del Coronavirus. No eres el único, todos estamos igual de hartos del aislamiento, de este tema y de todo lo que ha implicado en este último mes.

Leer más »

Cuarentena Día No. ¿?

Me abstuve de escribir algo sobre toda la situación durante este primer mes de aislamiento (en Panamá), quizá porque necesitaba adaptarme a esta nueva realidad que supone un bucle eterno de malas noticias. Porque quería aprender más, instruírme y no dejarme llevar por el amarillismo de los medios ni los mensajes alarmistas de mis tí@s en Whatsapp.

Porque quería comprender qué tan grave es todo este asunto, tenerlo en cuenta y adaptar mi mente a este escenario, el cual si lo pienso demasiado me abruma pero creo que he sabido sobrellevarlo.

Leer más »

-¿Todo bien?

-Sí, no te preocupes… Sólo soy yo y mis cosas.

-Bueno… Espero que estés mejor de verdad y logres descansar bien…

Bien… todo está bien… todo lo que estoy viviendo está más que bien y me encanta. Por fin me siento tranquila, en paz conmigo misma y con todo lo que me rodea. Por fin puedo decir que estoy viviendo una tranquilidad auténtica y mis sonrisas espontáneas lo corroboran.

Por fin puedo decir que son más las lágrimas que salen por alegría que por tristezas o preocupaciones, que al fin y al cabo se pueden resolver. Incluso puedo sentir que soy yo misma y que no debo fingir en lo absoluto para caerle bien a nadie, porque las personas que tengo en mi vida me aceptan como soy y además, ¡les encanta mi manera de ser!

Por fin puedo sentir que valgo mucho, que soy única y que puedo seguir mejorándome mucho más… Que no tengo sino cosas buenas que ofrecer al que se me atraviese en el camino y eso me llena de tanta tranquilidad. No tengo energía para dar malas vibras a los demás.

Finalmente puedo decir que estoy en mi mejor momento, que luego de tanto buscarme a mí misma y encontrar todo lo maravillosa que puedo llegar a ser, no hay nada ni nadie que, consciente o inconscientemente me vaya a hacer sentir mal o a detener.

Aunque a veces tengo miedo, sí… tengo miedo que todo esto que he construído se desmorone, quizás por una o más decepciones, o por mí misma. Que toda esta felicidad sea momentánea, porque en un momento mi statu quo era solo drama y tristeza, y no quiero volver a ello nunca más…

No quiero ser más esa persona sumisa y triste que dependía mucho emocionalmente de alguien. Me gusta más esta versión de mí y me he encariñado tanto con ella que no quiero soltarla. Puede que exista alguna que otra decepción en mi vida y me da miedo, pero debo utilizar todo esto que he construído para consolarme a mí misma, empoderarme y seguir adelante, si así sucede.

IMG-5416

Pero tampoco quiero pensar en lo malo, sino en todas las cosas buenas que me están sucediendo, que a veces no me las creo, pero que debería empezar a abrazar y a mantenerlas conmigo, para así darme cuenta que esto es lo que realmente estaba buscando en todos esos momentos que me sentía desconsolada y perdida.

Pero ya no me siento así, me siento en paz, tranquila y sobre todo siento que estoy en el lugar correcto y que no debo tener miedo en absoluto. Siento solo amor en mi corazón y eso me hace sentirme bien… porque está todo bien.