¿Estamos listos para un apagón digital?

Con la reciente caída de los servicios en línea de WhatsApp, Facebook e Instagram; nos hemos dado cuenta de que no.

Y no quiero sonar fatalista pero, ¿qué pasaría si por un momento, el mundo globalizado en el que hoy día convivimos, simplemente deja de estar en comunicación constante? ¿si nuestros celulares simplemente dejaran de estar conectados a internet? ¿si todas nuestras cuentas en Apps se borran o tuvieran errores fatales? El hecho de solo pensarlo me hace arrugar la cara.

El mundo estuvo parcialmente incomunicado por varias horas y aunque hubo alternativas como Twitter o Telegram, no fue lo mismo por lo necesarias que se han vuelto estas plataformas para trabajar, convivir y entrentenerse. Muchos negocios pequeños dependen de estas redes sociales, porque son gratuitas y cualquiera tiene acceso a ellas. En estos últimos años es muy fácil que todos sepan de tu producto gracias a una cuenta en una red social que utilizan millones de personas alrededor del mundo… Sólo hay que saber venderse.

Pero ¿realmente estamos listos? Y no, no voy a creer eso de que «Seríamos un mundo mejor sin las redes sociales»… ¡Mentira! Todos tenemos al menos una (sí, Whatsapp también cuenta como red social) y todos nos comunicamos y nos acercamos a más personas que nos interesan, o vemos contenidos que nos gustan, etc.

Igualmente no tiene por qué ocurrir un apagón digital, estas empresas multimillonarias tienen todo para que sus servicios no vuelvan a dar problemas (por lo menos por un tiempo), igualmente nosotros como seres humanos, siempre buscamos resolver, en este caso, cómo comunicarnos y si de verdad ocurriera dicho apagón, nos sabremos adaptar.

Este mundo globalizado está lleno de entretenimiento que atrapa, distrae y hasta controla a la población, nos vende productos para enriquecer a unos pocos a base de nuestros caprichos bobos y nos obliga a comprarlos cuando ni siquiera los necesitamos.

Como seres pensantes, el «apagón» lo tenemos que hacer nosotros por nuestra cuenta de vez en cuando… Mirar hacia arriba y conversar un poco con las personas que tenemos alrededor. Debemos dejar de depender tanto de estas redes sociales, que al final sólo son un puente de comunicación. Sólo son un canal, una herramienta y no un recurso indispensable, los cuales nos ayudan en una infinidad de maneras pero hay que saber cómo, cuándo, para qué y por qué las utilizamos.

¡Cuerpas Libres!

Sí, escribí «cuerpas»… A propósito. Sí, ya sé que está mal escrito y quizás antes lo hubiese criticado, si no es que ya lo critiqué… Pero la falta ortográfica tiene un por qué. Como en muchas marchas feministas, se utiliza este término para referirse al cuerpo femenino exclusivamente, manifestando el descontento que arraiga el hecho de que realmente nuestra ‘cuerpa’ no nos pertenece.

No es un acto vanal o necedad utilizar este sustantivo, es un acto de revelación porque vivimos en una sociedad en la que el cuerpo femenino se sexualiza, escandaliza, causa morbo o rechazo. Es objeto de comentarios, juicios, expectativas por parte de personas tan ajenas a él que a veces ni nos damos cuenta de todos esos micromachismos que escuchamos de todos diariamente.

Leer más »

¡Derecho Gay!

El mes de junio es un mes muy especial. A pesar de las calurosas lluvias, los tranques y más personas enfermándose de influenza estacional; «Ya huele a jamón, arroz con guandú y a pintura fresca» (haciendo alusión a la Navidad), y en años como este tenemos muchos torneos deportivos que nos distraen de nuestra realidad. Todo bien, hasta que hablamos del Orgullo Gay y el ‘normal’ sentimiento agridulce que nos provoca este tema.

Leer más »

¿Aborto para todas?

Nota: en este artículo se tocarán temas que pueden ser sensibles para algunos. Recomiendo discreción.

Sí, ya está siendo una realidad y no en países anglosajones ni europeos… En latinoamérica, específicamente en Argentina en donde ya lo aprobó la cámara de diputados y entrará en otros debates. Ya las alarmas se encendieron entre tantas opiniones encontradas en la calle y las redes sociales. Este es un tema tan éticamente polémico que simplemente no hay que dejarlo pasar porque a todos nos interesa.Leer más »